jueves, 22 de junio de 2017

Barça 2016-17 (III): el mediocampo

En el lejano mes de enero de 2004, la llegada de un ya veterano Edgar Davids, liberó a un canterano ya consolidado en el primer equipo, Xavi Hernández, para que desde el interior derecho pudiera liderar el juego blaugrana como motor primario de juego, y favorecer el juego preciosista de un Ronaldinho que hasta entonces era la única noticia positiva para el barcelonismo, todavía deprimido por la travesía del desierto del tardonuñismo y el gaspartismo.



Desde entonces, el mediocampo azulgrana ha sido el centro neurálgico de todo lo que sucedía en el Barcelona sobre el césped, sublimado por el triángulo guardoliano de Busquets-Xavi-Iniesta, siempre escoltados por Leo Messi desde la posición del falso nueve. Con ellos, llegaron un juego nunca antes visto acompañado de unos resultados desconocidos hasta la fecha. Se marchó Pep, la maldita enfermedad se llevó a Tito y aquella temporada de involución del Tata Martino desembocó en la llegada de Luis Enrique. Desde que llegó el asturiano, la preponderancia de un tridente de ataque devastador, hizo que, casi con cada partido que pasaba, el centro del campo fuera perdiendo peso en el juego blaugrana, hasta casi convertirse en un mero lugar de paso. Se pasó de que el juego llevara al gol a que el gol llevara al juego. El principio del fin.

Esta temporada, además del deterioro jerárquico del mediocampo dentro del equipo, la situación se vio agravada con la incorporación de un jugador cuya interpretación del juego no puede estar más alejada de la tradición azulgrana: André Gomes. El portugués, ha jugado más de 40 partidos, siendo un comodín habitual para Luis Enrique, pese a la clara inadaptación del jugador al equipo.

Ahora con la llegada de Valverde, esperemos volver a las fuentes, y para eso, necesitamos uno o, mejor, varios interiores posicionales de verdad. En este comienzo de mercato parece que van a por el "As de Oros" (Verratti) con todo; esperemos que no acabemos con un "Cuatro de bastos", porque ya están hablando los medios afines de sobrepoblación de mediocampistas, cuando lo relevante es la calidad, no la cantidad.

A continuación mi calificación individual de los mediocampistas:


Sergio Busquets: Aprobado

Cada pasito que el equipo se alejó del plan maestro, más sufría el de Badía. Muchos lo calificaron como una de las causas del pobre juego azulgrana en muchas fases de la temporada, cuando en realidad era un síntoma de hacia dónde nos encaminábamos.
Durante muchos partidos, se colocó como tercer central en la salida de balón (salida lavolpiana), pero esto no funcionó demasiado y además le alejaba de liderar la presión tras pérdida del equipo.
Corrió demasiado a campo abierto ante rivales más rápidos que él, y no pudo juntar al equipo suficientemente para poder ordenarse a través del balón, y con ello también estar colocado ante cualquier eventual pérdida.
Pero su importancia se midió el día que tuvo que ausentarse: en Turín. Mascherano le hizo tan bueno, que desde ese día pareció que subió el nivel. No sé si ocurrió ciertamente o fue una alucinación por la comparativa con el resto (mención especial para André Gomes en esto), pero en los últimos partidos hemos vuelto a ver a un Sergio con confianza y liderando el centro del campo.



Andrés Iniesta: Aprobado

Se ha pasado la temporada siendo dosificado por Luis Enrique para jugar siempre con la selección. Su ausencia en muchos partidos ha sido determinante para perder absolutamente el control del partido.
Bien es cierto que ha tenido algunas pequeñas lesiones, que no le han permitido llegar a los 40 partidos entre todas las competiciones. En cualquier caso, su mera presencia, su magisterio futbolístico, mejoraba sustancialmente el juego del equipo. Sin embargo su intermitencia en las apariciones no han dejado ver el mejor Iniesta de manera continuada.


Ivan Rakitic: Aprobado

El croata empezó bien la temporada, incluso marcando goles importantes en San Mamés y ante el Atlético de Madrid. Sin embargo, entró en un bache incomprensible, perdiendo hasta la titularidad durante meses, incluso llegando a rumorearse que algo pasaba con Luis Enrique.
En los últimos meses fue recobrando el protagonismo, y volviendo a hacer goles como el del Bernabéu, para cerrar la temporada en el nivel que se le supone.
Con el cambio de entrenador, puede ver peligrar su status, e incluso su puesto en la plantilla, ya que podría llegar a ser una de las pocas alternativas para que el club haga caja en el mercado.

Rafinha: Aprobado

El que debería haber sido el año de su consagración tras la desgraciada lesión del año pasado, se ha convertido en un quiero y no puedo, sobre todo por culpa de las lesiones, pequeñas y no tanto. Sin embargo, es quizás el único de la segunda unidad que ha dado un rendimiento al equipo.
Su impacto goleador fue más importante que en el juego, casi irrelevante. Su mejor tramo fue aprovechando el cambio a 1-3-4-3, donde a la derecha y con su despliegue dio un rendimiento más que notable hasta que de nuevo, una última lesión, le ha apartado hasta la próxima temporada.
También se rumorea que puede salir si llegara una oferta interesante que permitiera ayudar a reconstruir el equipo para Valverde.

André Gomes: Suspenso

Su fichaje, apoyado en un supuesto "robo" al Madrid, fue muy vitoreado por la prensa del regimen, aunque algunos, por una cuestión de perfil, que no de calidad, ya veíamos que chirriaba demasiado.
Ha sido el protegido de Luis Enrique, con 46 apariciones entre todas las competiciones. Ha jugado en todas las posiciones del mediocampo, por banda derecha de ataque e incluso en la final de Copa de lateral derecho.
Su falta de conocimiento del juego de posición, recibiendo siempre mal perfilado, confundiendo cuando alejarse y cuando acercarse al balón, ha hecho que se le vieran las costuras demasiadas veces.
Enseguida fue blanco de las iras del Camp Nou, y esto además le ha retraído en mostrar algunas de sus virtudes como la conducción, la llegada a gol y el disparo. Por momentos, la confianza ciega que le profesaba Luis Enrique le ha perjudicado más que cualquier otra cosa.
El hecho de haber sido un fichaje de futuro, caro y de hace un año, por lo que le queda mucho por amortizar, dificultan su salida, aunque personalmente, yo me desharía de él si llega cualquier oferta por encima de los 30 millones.


Arda Turan: Suspenso

Lo coloco como mediocampista porque la Junta Gestora lo fichó, supuestamente por requerimiento de Luis Enrique, para que fuera interior en el equipo.
Comenzó la temporada con algunas actuaciones convincentes en banda izquierda de ataque, ante la ausencia de Neymar tras los Juegos Olímpicos, y su posterior tardía pre-temporada.
Hasta el mes de noviembre, parecía que podría ser recuperado para la causa. Pero con la absurda falta que hizo en el último minuto contra el Madrid, que costó el gol del empate, pareció entrar en un agujero negro de confianza y juego que le ha llevado hasta final de temporada.
La segunda parte de su temporada ha sido nefasta, llena de molestias que sospechosamente le apartaban de las convocatorias, y presencias más testimoniales que otra cosa, que cada vez confirmaban los presagios de que ya se trata más de un ex-jugador, que cualquier otra cosa.
Su desorbitada ficha y su contrato hasta 2020, dificultarán su salida, pero es una necesidad imperiosa para el club.
Personalmente una de las grandes decepciones de los últimos años. Me parece un grandioso jugador, que no ha tenido el carácter necesario para triunfar en un equipo en el que podría haber marcado una época.

Denis Suárez: Suspenso

Su regreso era una de las mejores noticias del verano pasado. Comenzó asociándose muy bien con Messi en los primeros partidos de la temporada. El genio le había dado el visto bueno: fantástico comienzo.
Sin embargo, no entiendo por qué, dejó de contar prácticamente para Luis Enrique en las rotaciones, más allá de apariciones testimoniales, en las que Denis hacía de la irrelevancia en sus aportaciones su seña de identidad.
Temporada muy decepcionante, que espero sirva de palanca para poder darnos todo el enorme potencial que atesora. Todavía debe definirse como jugador, ya que no es ni un interior al uso, ni un hombre de banda en ataque, aunque puede asumir ambos roles sin ninguna contraindicación. Espero que el año próximo explote con la llegada de Valverde, un hombre que seguro que tiene su desarrollo como uno de sus capítulos relevantes.

lunes, 19 de junio de 2017

#CronicasSallemistas: Cierre de temporada con triunfo sobre el césped del Santiago Bernabéu en el #Partidodelasestrellas

Tras una temporada en la que no se consiguieron los objetivos del equipo, con el descenso de categoría y la eliminación copera temprana, el esfuerzo realizado tenía que verse recompensado de alguna manera. Durante toda la temporada, en los terceros tiempos, sin duda nuestros periodos de mejor y más regular rendimiento toda la temporada, veníamos recopilando las etiquetas de los tercios de Mahou con la idea de jugar a final de temporada en el Bernabéu en el llamado #Partidodelasestrellas.


Y hace un par de semanas, cuando ya pensábamos que no nos habría tocado, me llamaron desde uno de esos números largos, que piensas, ¿a ver qué me quieren vender ahora? Y resulta que nuestro Capi, no se había dignado a responder, pensando que seguro que le querrían vender algo, y aparecía el teléfono del Culé de Chamberí (¡que cosas tiene la vida!) como primera alternativa de capitanía del equipo de bebedores irredentos de cerveza que formamos. Habíamos sido agraciados con debutar en el Bernabéu el día 18 de junio. Eso sí, con la fresca, a las 17.30, y todo eso antes de saber la ola de calor que se venía...

Quedamos en la puerta del estadio madridista. Allí estábamos todos los que íbamos a jugar, además de una nutrida representación de nuestras novias, mujeres, hijos e hijas, amigos, allegados y demás. Yo me había encargado de recoger las acreditaciones, y estaban todos resguardándose del sol de justicia de 40º detrás de un autobús aparcado frente a la tan representativa Puerta 0 del Bernabéu.

A los pocos minutos, nos llamaron, y nos fuimos para dentro del estadio, mientras nuestra afición se dirigía hacia la puerta 6, desde donde podrían acomodarse en las gradas y beber unos zumos de cebada a nuestra salud mientras jugábamos. Al entrar en el campo, tuvimos que identificarnos y firmar el seguro médico por si había alguna baja. Nos dieron nuestras camisetas, blancas (no podía ser de otra manera) y nos llevaron a nuestro vestuario, un palco VIP de primera gradería, donde nos vestimos ya de futbolistas, antes de partir para el túnel de vestuarios.


Allí nos hicimos las pertinentes fotos entre nosotros, hasta que salimos, encabezados por el Culé de Chamberí, mientras sonaba atronador el himno de las mocitas madrileñas: ¡¡Kagüentó!!. Una vez ya en el césped, nos hicimos la foto oficial que encabeza esta entrada, dejamos móviles y acreditaciones, calentamos mínimamente, y a jugar...

La verdad, es que pensábamos que nos tocaría un equipo contrario más de bar que de campo de fútbol, y posiblemente por encima de nuestra ya significativa y cuarentona media de edad. Pero, al recoger las equipaciones, nos dimos cuenta que jugaríamos con unos jovenzuelos que no llegaban a la treintena. ¡Bien!, habría partido...

Nada más comenzar, prácticamente en la primera jugada, el siempre oportunista Dani marcaba el primer gol del equipo en el Bernabéu. Parecía que todo iría bien y fácil, pero entramos en un lamentable bache de juego, tensión y falta de acierto en los controles, agravados por el injugable balón que le organización nos puso a disposición, y el césped, ya castigado por anteriores partidos. Los chavales se fueron asentando y llegando, hasta que en una cadena de errores de colocación y tensión, se plantaron mano a mano y definieron muy bien al palo largo de puntera para empatar el partido. El Culé de Chamberí ya llevaba unos minutos cabreado, pero el empate subió los decibelios de sus indicaciones e improperios.

Pero en una jugada de ataque, Charly, jugador de pocos goles, pero escogidos, marcaba el segundo tanto, que podéis ver a continuación.



Ya de nuevo arriba en el marcador, el equipo se calmó y con la experiencia que dan los años y los muchos partidos, puso tierra de por medio con goles de nuestro delantero el Campeón Cote y de nuestro zurdo de calidad Fabas, para cerrar una clara victoria en nuestro debut en el Bernabéu por 4-1.

Los protagonistas del encuentro fueron, además del guardameta que glosa la hazaña y los ya mencionados goleadores Dani, Charly, Cote y Fabas; el eficaz Yago, la revelación cordobesa Josele y el Capi Alberto en defensa, el semi-retirado jugador de barrio Ojca y por último nuestro médico Maki, quien todavía convaleciente de una extraña lesión en los abdominales oblicuos, y tras probarse en el calentamiento, solo pudo golear en las cervezas del tercer tiempo.

El tercer tiempo... ahí sí que mantuvimos el nivel toda la temporada: imbatibles. Dimos cuenta de la máxima cantidad de Mahous que media hora daban lugar, unas 3 por cabeza mínimo, y brindamos por acabar la temporada tan brillantemente, como merece este grupo de futboleros; #MisVikingos, que tantos días de gloria me han brindado en césped, natural o artificial, tierra, parqué o cemento durante las ya casi 3 décadas que llevamos jugando juntos. 


Además, me pude dar el gustazo de pisar el Bernabéu vestido de azulgrana, con la mítica camiseta Meyba del 92, la que ahora puedo volver a vestir sin embutirme en ella. Y además dentro del festivo ambiente, aparte de las bromas de algunos madridistas, en general bastante ocurrentes, me sentí muy a gusto vestido del Barça tomándome esas refrescantes cervezas tras una merecida victoria en un escenario tan especial y espectacular.



viernes, 16 de junio de 2017

Barça 2016-17 (II): La defensa

La segunda línea que voy a desmenuzar en el Barça 2016-17 es la defensa. La sorpresiva salida de Dani Alves a la Juve, evidenció una carencia en el lateral derecho, que pese a fases de buen rendimiento tanto de Sergi Roberto como de Aleix Vidal justo antes de su lesión, evidencian uno de los puntos débiles del equipo este año.



Del mismo modo, la llegada de Samuel Umtiti y su extraordinario y temprano acoplamiento al sistema, compensaron la lenta pero segura decadencia de Mascherano, proporcionando un acompañante de Piqué, zurdo y joven, que además pudo también limitar las muy dañinas presencias en el once del "inexplicable" Mathieu, presente en la mayoría de los desastres azulgranas del año (Alavés, Vigo, Málaga y Turín).

Por banda izquierda, Jordi Alba ganaba la supuestamente dura competencia de Digne, quien a principio de temporada dio lugar hasta a debate, pero que se fue diluyendo como un azucarillo hasta terminar sumido en la irrelevancia.

Vayamos con cada uno de ellos:

Sergi Roberto: Aprobado

Tras un más que prometedor comienzo, en el que se hizo acreedor a la titularidad en el lateral derecho, pasó un importante bache a mitad de primera vuelta del que se recuperó tras su inolvidable gol al PSG.
Para no ser un lateral, con su capacidad de asociación y su capacidad física fue capaz de compensar sus carencias defensivas, muy expuestas ante rivales de entidad.
Su sacrificio y actitud, le han valido para que sea considerado el próximo año como un interior más del equipo, si se consigue fichar un lateral.



Piqué: Notable

Durante muchos días Piqué ha mantenido a flote al equipo en defensa con actuaciones destacadas, tanto en defensa como en la salida de balón. Siempre bien colocado, ha sido un baluarte por alto y por bajo. Su capacidad de liderazgo ha quedado más que confirmada esta temporada, con momentos especialmente brillantes
Sin embargo, estuvo presente en los dos desastres de Champions en ParisTurín, y en Liga por la rotaciones de Luis Enrique, se perdió más partidos de los deseables.

Umtiti: Notable Alto

Sin duda, una de las mejores noticias de la temporada. Su acoplamiento fue rápido, y hasta fue talismán, al ganar todos los partidos que jugó de titular en Liga salvo el de Málaga.
Fuerte, rápido en la anticipación, con muy buena pierna fue una de las salidas de balón más socorridas hacia Alba-Neymar.
Su único lunar fueron los partidos de Paris y Turín, donde no pudo contener la avalancha contraria, e incluso falló un remate bajo palos al poste que pudo ser definitivo en París.

Jordi Alba: Aprobado

Sus extemporáneas últimas declaraciones contra Luis Enrique finalizada la temporada demuestran que su cabeza sigue muy por debajo de sus condiciones futbolísticas.
Pese a realizar un año más que notable, llegando con asiduidad y cada vez más criterio a la hora de poner el balón, el cambio de sistema al 1-3-4-3 para resolver el problema de la salida de balón le convirtió en el gran sacrificado. 
No lo supo asumir, aunque debería haber sabido que era una solución temporal y con fecha de caducidad, ya que acabó volviendo al once en cuanto volvió la línea de cuatro en defensa.

Mascherano: Aprobado

El argentino suma una temporada más en el club azulgrana, adaptado a la posición de central, aunque por primera vez, fuera del teórico once de gala, ante la irrupción de Umtiti.
Profesional y siempre dispuesto a ayudar al equipo, jugó incluso de lateral derecho, eso sí, con gran sufrimiento por momentos. Su memorable partido ante el PSG en la vuelta debe ser recordado como uno de los mejores ejercicios defensivos de su dilatada hoja de servicios al Barça. Además, se estrenó como goleador, aunque fuera de penalti ;-)
La única vez que tuvo que volver a su posición natural, fue en Turín, donde naufragó con todas las letras, absolutamente superado por un luminoso Paulo Dybala, y escondiéndose lamentablemente en la salida del balón del equipo aquella noche.



Aleix Vidal: Suspenso

Su partido ante el Alavés, con errores más que gruesos lo condenaron durante meses, para reaparecer media docena de partidos en el maratón de partidos de enero.
Pese a la agitación que supuso para algunos partidos, su aportación defensiva fue menor que nula, y se resume en que en 5 partidos de titular, 5 tarjetas amarillas para el central derecho.
La previsible reubicación de Sergi Roberto, la falta de valentía de apostar por Palencia y su escaso potencial de mercado imagino que le darán una tercera oportunidad que a mi modo de ver no merecía.

Digne: Suspenso

Empezó la temporada con mucha fuerza, postulándose como una verdadera amenaza para Jordi Alba. Con el paso de los meses, fue perdiendo protagonismo, por el buen desempeño del de Hospitalet y por lo irrelevante de sus actuaciones al entrar en el equipo.
Culminó su caída con un lamentable partido en Gran Canaria que casi nos cuesta las pocas opciones que teníamos en la Liga. Seguirá porque no hay nada mejor a la espera de Cucurella, que espero lo jubile a él y al poligonero de Hospitalet.

Mathieu: Muy deficiente

Su presencia en la plantilla del Barcelona es uno de esos misterios insondables de la historia de la humanidad. El inexplicable Mathieu ha sido, como dice mi amigo @gorkaerviti, el segundo jugador más decisivo de la temporada en Europa, casi empatado con Leo Messi, pero para mal.
Su presencia en la mayoría de debacles, con lamentables partidos, incapaz de dar un pase a 5 metros, rompiendo fueras de juego a diestro y siniestro, tanto de central como de lateral, culminó con su actuación detestable en Turín, donde Luis Enrique increíblemente le dio la titularidad, imagino que con la excusa de ganarle balones aéreos a Mandzukic. La jugada del 1-0 de la Juve reculando ante Cuadrado hasta pisar su propia área pequeña, es de esas jugadas que deben marcar no ya una temporada o la carrera de un futbolista, debería ser una cruz con la que cargar el resto de su vida.